Chivas sufre en Nueva York

El Rebaño Sagrado disputó la semifinal de vuelta para ganase un lugar en la final de la Concachampions

El “Rebaño Sagrado” jugó a resistir y su rigor defensivo fue suficiente para alcanzar la final de la Liga de Campeones de la CONCACAF.

Un empate sin goles como visitante en el partido de vuelta de la Liga de Campeones certificó durante el partido de ida la clasificación del club mexicano a costa de los New York.

El solitario gol de Isaac Brizuela en el partido de ida hace una semana acabó marcando la diferencia en la eliminatoria, sellada con 1-0 a favor de las Chivas en el marcador global.

Con un planteamiento excesivamente conservador, el equipo del técnico argentino Matías Almeyda no tuvo remedios para replegarse en masa atrás en busca de absorber el asedio de un anfitrión estadounidense muy tibio al momento de merodear en el área rival.

Ni un solo remate a puerta pudo ensayar el “Rebaño Sagrado” en la fría noche en el Red Bulls Arena.

El equipo de New York fueron un aluvión en los primeros 20 minutos, pero sus llegadas nunca intimidaron un peligro real para el portero Rodolfo Cota.

Conforme con desarticular la fluidez del juego de su oponente, Chivas administró los tiempos de un duelo que se hizo tedioso en su segundo tiempo por falta de emociones.

Pero la apuesta le sirvió al chiverio, que disputará su primera final del torneo regional del 2007. El equipo del Chiverio buscará consagrarse por segunda vez campeón de la CONCACAF tras hacerlo en la primera edición de 1962.