Pase a Profundidad: seguimos empeñados en ser cangrejos

 ¿Por qué no podemos aceptar que otros suban, que otros mejoren y prosperen? nuestra mentalidad es tan pequeña que seguimos pensando como cangrejos.


Los hechos deportivos del pasado fin de semana me llevaron a una triste conclusión, seguimos pensando como los cangrejos de la cubeta sin tapa. Nuestra mentalidad es tan corta que no importa mucho si somo exitosos o no, con que nuestro vecino esté en circunstancias parecidas o peores que nosotros, será suficiente.

Para quienes no conozcan la Fábula de los cangrejos mexicanos, se las contaré.

En un mercado había tres canastas con cangrejos. La primera canasta tenía cangrejos norteamericanos. Estaba tapada con una tabla porque si no, trepaban por su propio esfuerzo y escapaban.

La segunda canasta, era más alta y tapada con pesados ladrillos, tenía cangrejos japoneses. Ellos se apoyan mutuamente. Eran tan solidarios que formaban pirámides y cuando la mayoría ya estaba afuera ayudaban a salir a los demás.

La tercera era una cubeta sin tapa, ¿por qué estaba destapada? porque eran cangrejos mexicanos, y cuando uno de ellos quería salir los demás lo jalaban hacia abajo.

Poderío sin importancia 

La exhibición de fútbol de los Rayados de Monterrey fue tan grandiosa que terminó metiéndole cinco goles a un equipo de León desangelado.

Fue ahí cuando comencé a notar actitudes y comentarios que me hicieron pensar en la fábula del cangrejo. Comentarios como “Pues que chiste, golearon a un equipo que está empeñado en correr a su tecnico” o “De que sirven tantos goles o ser líderes si no son Campeones”.

La cancha un dolor de cabeza

Lo inverosímil llegó cuando leí “De qué les sirve jugar tan bien si tienen un potrero de cancha”; ¿Perdoooooooón? Que tiene que ver una cosa con la otra, obviamente nada, la cuestión es resaltar las cosas que el club no está haciendo bien, aunque esto, no esté ligado con el funcionamiento del equipo.

Alegría por la tristeza de Brady

La mayoría tuvo de la oportunidad de ver el Súper Tazón, donde había tres clases de seguidores, quienes apoyaban a los Patriotas; los que apoyaban a Filadelfia y en su gran mayoría, los que queríamos ver perder a los Patriotas, y digo “Queríamos”,  porqué me incluyo en este grupo nefasto de personas.

Tom Brady es considerado el mejor mariscal del campo de todos los tiempos, habrá diferencias de opiniones, pero de que está dentro de los cinco mejores, es un hecho, ¿cual ha sido su pecado? Ser exitos y lograr lo que muchos en nuestra vida no podremos lograr.

No faltarán los comentarios de los Balones desinflados, y de las marcaciones dudosas en la que se han visto envueltos, pero ¿cual es la verdadera acción de todos estos comentarios? simple, el Desprestigio.

Acepto que no tengamos simpatía por Brady o los Patriotas, pero sentir Alegria por verlo tirado en el campo derrotado es algo desagradable.

Comentario recurrente

La tarde de Domingo fuimos testigos de uno de los peores partidos de los últimos torneos de los Tigres, en mi opinión, derivado de la soberbia y mentalidad sobrada de algunos jugadores.

Los jugadores comienzan a creer el comentario constante de los analistas deportivos que han influido en la perspectiva que tiene hoy en día el aficionado.

El comentario recurrente es “Tigres comienza así los torneos, pero entrando en la Liguilla, agarrense porque este equipo le gana a cualquiera”.

No es malo que se diga, como tampoco que los aficionados lo avalen, lo preocupante es que los jugadores lo crean.

Falacia de Grandeza

Cuando descansaba después de la jornada deportiva, comencé a dar una vuelta por las redes  sociales y un cartón de Sergio Moreno a quien no tengo gusto de conocer, llamó mi atención, lo consideré ingenioso y de buen gusto, tanto así, que lo subí a mi Twitter @paseprofundidad con el texto “ Paternidad es dejar que tus hijos se diviertan” 

Obviamente el comentario fue bien recibido por los aficionados Tigres, pero a los aficionados Pumas no les cayó mucho en gracia, lo cual es normal.

Esto no es lo relevante, lo trascendente es que comencé a recibir comentarios de aficionados tratando de defender a sus adorados Pumas, lo cual es válido.

Pero en todos ellos la constante fue mencionar que Pumas era uno de los Famosos Cuatro Grandes, que Tigres es un equipo Chico que se cree Grande, un equipo de moda forjado a Billetazos.

A final de cuentas son solo comentario, pero lo que quiero resaltar es que en ningún momento nadie habló de Grandeza, se habló de Paternidad, lo cual, actualmente es una realidad, Tigres en los últimos años ha ejercido una Paternidad sobre Pumas ganándole en cualquier instancia.

Pero ¿cuál  es la mejor manera de evadir una realidad que nos disgusta?

Convertirmos en el Cangrejo de la cubeta sin tapa, desprestigiando sus logros y jalándo al Cangrejo Existoso de nuevo al fondo de la cubeta.

Soy responsable de lo que escribo, no de lo que entiendas.